La Vida en un Ordo

LA VIDA EN UN ORDO

La vida de un Caballero no es solo combate y gloria. Cuando un Caballero no esta de servicio activo combatiendo, su dia, el cual va desde las 5 am hasta las 10 pm, se pasa en ejercicios, oraciones, estudio de escrituras, manejo de armas, etc. No se debe pensar que ser Sargento es mas fácil, su trabajo es dos veces mas duro manteniendo andando la compleja logística.

La comida se sirve tres veces al dia. La dieta regular consiste en gachas, vegetales, productos diarios, y pan, la mayoría de los cuales son producidos en las tierras de la Preceptoria. La carne solo se permite cada tres días para los Caballeros y cada cuatro para los Sargentos, incluso en situaciones de combate. Las tropas en el campo comen raciones secas, las cuales son apenas apetecibles, pero sirven a los requerimientos dietéticos.

Las oraciones son realizadas seis veces al dia en la iglesia o catedral de la Preceptoria. En tiempos de guerra esta regla no se aplica, permitiendo a los Caballeros decir sus oraciones cuando la situación lo permita. Siempre se realiza una Misa después de una batalla.

La obediencia es una de las directrices principales de las Sacri Ordines e incluso el incumplimiento mas pequeño es severamente castigado. Se espera que un Caballero acate una orden de un superior sin cuestionamientos, duda o individualidad. Pocos ciudadanos están hechos para tal disciplina.

TERMINOS DEL SERVICIO

Unirse a un Sacer Ordo, ya sea como Capellan, Caballero o Sargento, no es una decisión tomada a la ligera. El servicio es de por vida. La renuncia es posible, pero usualmente coincide con una perdida de fe y es visto como una señal de cobardía por muchos. Incluso los Caballeros mutilados en batalla se les encuentra trabajando en roles burocraticos.

Cuando un Caballero alcanza los 50 años, es sacado de sus deberes en el frente de batalla y asignado a una posición trasera en la escala, ya sea como administrador o como instructor de entrenamiento. Los Caballeros que mantienen sus rangos pueden continuar sirviendo como oficial del estado mayor. A los 70, un Caballero es sacado del servicio activo y es retirado a la Preceptoria para vivir sus últimos días como monje. Circunstancias extremas pueden hacerlo regresar al servicio activo, pero la mayoría pasa sus años finales en tranquila reflexión. A un Caballero en retiro se le permite unirse a la Iglesia como sacerdote.

PRECEPTORIAS

El centro de la vida de un Caballero es su Preceptoria, también llamada Casa Capitular o Monasterio. Preceptorias Individuales pueden variar en tamaño desde unas pocas docenas de administradores en una provincia rural viviendo en una granja a una fuerte guarnicion militar de 200.000 hombres armados en la línea del frente cubriendo cientos de kilómetros cuadrados.

A pesar de su tamaño o estatus, todas las Preceptorias tienen elementos comunes: una o mas capillas, barracas, almacenes, armerías, salones para misas, y oficinas de administración, también la opción de tener parques de tanques y pistas de aterrizaje. Las Preceptorias mas grandes tienen una catedral en su centro.

Las Preceptorias en las zonas de combate son extremadamente bien defendidas, con perímetros de alambres de puas, campos minados, torretas con cañones automaticos, y constantes guardias patrullando. Las Preceptorias en las areas mas seguras pueden tener nada mas que un puñado de Sargentos con perros guardianes proveyendo seguridad.

La Vida en un Ordo

Necropolis 2350 - Batalla por Nueva Budapest Blenfor